Poder estar en contacto con la naturaleza y cultivar plantas siempre ha sido
un buen antídoto para poder encontrarse con uno mismo y experimentar
momentos de paz y calma.